Captura de pantalla 2016-04-14 a la(s) 11.49.31Permite que SEA tu experiencia de parto- no la de tu madre, tu hermana, tu amiga o tu parto anterior, conéctate a tu fuerza y habilidad para abrir y dar a Luz.


parto-12
-Reprogramación de creencias

-Hipnosis Ericksoniana

-Conexión con tu Bebé

-Transmutación del dolor y anclajes para el parto.

-Analgesia Psicológica Materno Fetal, formada por el Dr. Escudero  

¡PARIR ES UN PLACER!

Pruébalo GRATIS

 


 

EXPERIENCIA Sonia Doménech

Estaba de 39 semanas pasadas y, aunque la niña estaba perfectamente colocada, el cuello de mi útero continuaba totalmente cerrado a pesar de los tactos de mi ginecóloga. A causa de una cesárea previa, no se me permitía esperar más allá de la semana 41 y tampoco me iban a dejar tener un parto largo para así no forzar la cicatriz del útero.
Tras los trabajos de sanación de experiencias pasadas, de visualización de mi parto y de reconciliación con el cuello de mi útero, recuperé la esperanza y construí una visión positiva sobre  el parto.
Las sesiones fueron un regalo, y me di cuenta del poder de sugestión sobre el propio cuerpo, así como el poder de comunicación con el bebé, lo cual apliqué también durante el parto para que la niña bajara por el canal.
En realidad el cuerpo de la mujer está diseñado para parir, no hay más, pero la negatividad de la mente consciente y las habladurías que llegan a nuestros oídos son un gran inconveniente para que estemos tranquilas y confiadas en que la naturaleza es sabia y se abrirá paso cuando llegue el momento.
Viví una cuenta atrás, y es cierto que tal y como se aproximaba la fecha  de la inducción aumentaban los momentos de duda. No obstante, estoy convencida de que respirar, visualizar y ser positiva tuvo mucho que ver con que el trabajo de parto se iniciara de forma natural. Me puse de parto tres horas antes de la inducción, y tuve una dilatación rápida y una expulsión más rápida aún.
“Lo que crees, creas” (pero hay que creerlo de verdad).
Les deseo mucha suerte, de verdad.
Mil abrazos

concepción de forma natural

Hace un año soñaba con tener un bebé, lo veía como algo inalcanzable. Tras tres años intentándolo no creía que fuera a conseguirlo y entonces me hablaron de la terapia de Katherine y me dije ;¿ porque no probar?

Ella me ayudo a quitar mi obsesión y a creer que si era posible. Tres meses más tarde estaba embarazada.
Después durante mi embarazo hicimos con un grupo de mamas meditación guiada por Katherine la cual nos ayudo a quitar nuestros diversos miedos. Cada semana visualizábamos a nuestros bebés, nuestro parto, nuestra vida juntos.
Ha sido maravilloso trabajar juntas, hasta el último día programando mi parto con ella como yo quería que fuese y así sucedio.
Ahora tengo una niña preciosa y cada vez que pienso en nuestras meditaciones juntas me emociono porque han sido y serán parte de nuestra historia.
Gracias Katherine
María José Ortiz


Desde que conocí a Katherine me inspiró mucha confianza, primero asistí a un taller de pareja y me ayudo mucho a cambiar mis creencias y me relación mejoro desde aquel taller. Cuando quede embarazada fui a la sesiones de meditación para preparación al parto, durante mi embarazo tenía muchos miedos; miedo a que mi hijo estuviese sano, a que la gestación llegara a termino sin problemas, etc.; pero sobre todo tenía mucho miedo al momento de dar a luz,  no sabía que es lo que tenía que hacer en aquel momento.  Cuando hice la meditación y fue una experiencia sublime, durante la  sesión pudimos trabajar con los miedos que sentía y al terminar la sesión me sentía fuerte y segura; a partir de ese momento no volvía a experimentar ningún miedo con respecto al parto,  también conectar con mi bebé pude sentir ese amor infinito entre él y yo, fue un regalo aún me conmuevo cuando lo recuerdo. Finalmente llego el día de dar a luz estuve 35 horas en labor de parto fue largo pero no tuve miedo realmente me había empoderado, me sentía fuerte y fluía conforme iban ocurriendo las cosas, logramos tener un parto natural y  respetado.

No tengo más que agradecer a la vida por haber vivido esta expericiencia. Por sentirme acompañada hasta el ultimo momento.

Mil gracias Katherine.

Marianela Orozco