12 abr

PROYECTO DE VIDA

Lo que uno vive fuera, es el resultado de lo que uno vive dentro, lo que pasa dentro de la cabeza, dentro de tu propio sistema, es lo que proyectas en la VIDA, ¿Desde dónde te hablas? ¿cómo te relacionas contigo mism@… y con los demás? y con tu físico, con la comida, con...

18 mar

¿DESDE DÓNDE TE HABLAS?

una nueva vida Lo que uno vive fuera, es el resultado de lo que uno vive dentro, lo que pasa dentro de la cabeza, dentro de tu propio sistema, es lo que proyectas en la VIDA, ¿Desde dónde te hablas? ¿cómo te relacionas contigo mism@… Y con tu físico, con la comida, con tu necesidad, con tu enfermedad, con tu soledad, con tu insomnio… y cómo te relacionas con los demás? Con tu pareja, tus hij@s, padres, hermanos, cuñadas, suegra, jefe, compañer@s, profesores de tus hij@s, la enfermera que te ha tocado, o la frutera de tu barrio... lo que te pasa en la vida, es lo que le pasa adentro… Piensa en ese problema que tienes en tu vida, si quieres cambiarlo, y no has podido hasta ahora, debe ser que lo que has estado Haciendo, Pensando, Sintiendo, Entendiendo, Recordando, Imaginando, eso que tu Crees que tu Eres, ¡NO SIRVE! Si quieres y no has podido... es que eso que haces, lo haces dede uno de los YOs que estas usando y no sirve para lo que quieres!!!
18 mar

LAS EMOCIONES Y LA DIETA :: SALUD IDEAL::

10580266_10153418046151981_1432693295090461873_n

                                                             

Entre la alimentación y las emociones existe un complejo vínculo, tal es así que se denomina con frecuencia a nuestro intestino como nuestro segundo cerebro, pues todo lo que comemos puede tener su causa en las emociones y de igual manera, nuestra dieta puede condicionar nuestro estado anímico y emocional. ¡Las emociones afectan nuestra dieta! La comida no sólo tiene una función nutritiva, sino que el acto de comer es placentero, desestresante y por ello, cuando nos sentimos cansados podemos ir en busca de comida. El hecho de dormir poco está relacionado con la obesidad, pues la falta de sueño genera estrés y se incrementan en el organismo hormonas que elevan los deseos de ingerir alimentos. De igual manera, cuando estamos ansiosos o con problemas emocionales, podemos ir en busca de comida para sentirnos mejor, y en realidad, hay alimentos que ayudan a calmar la ansiedad porque en su composición incluyen triptófano, un aminoácido que estimula la liberación de serotonina y nos relaja al mismo tiempo que nos vuelve más felices. Esos alimentos son por ejemplo el chocolate, el plátano, las nueces o el yogur. Por supuesto, es normal que de vez en cuando nos relajemos y disfrutemos de un momento placentero como es comer un pastel de chocolate. La alimentación emocional debe ser controlada, pues no siempre podemos comer cuando estamos cansados, enojados, tristes o alegres, de lo contrario, culminaríamos con exceso de comida. Debemos trabajar esas emociones para aportarnos el bienestar y la salud.